El método CER (Capturar-Esterilizar-Retornar) también reconocido a nivel internacional a través de sus siglas en inglés como TNR (Trap- Neuter-Return). Es el mejor sistema que hay actualmente para gestionar de manera ética el control poblacional de las colonias urbanas felinas y está considerado como método científico según el Dictamen del consejo de Estado

 

¿En qué consiste este método?

Es un procedimiento por el cual se capturan a sus individuos para proceder a su esterilización y luego devolverlos a su lugar de origen.

¿Por qué se aplica?

El ciclo reproductivo de los gatos es muy frecuente. Las hembras en condiciones adecuadas están preparadas alrededor de los 4-6 meses. La gestación dura entre 64-69 días y cada camada ronda los 4 cachorros. Una sola hembra puede tener el celo durante 5 días al mes, y si estimamos tres camadas al año esa hembra sola parirá 12 gatos. Si la mitad de sus cachorros son hembras a los cuatro meses estarán listas para la gestación. Si en esa colonia hay varias hembras fértiles y no hay ningún control, en pocos años tendremos un problema gordo…

¿Cómo saber si un gato callejero esta esterilizado?

Tras la esterilización, los veterinarios hacen una marca triangular en la punta de la oreja. Según el sexo puede ser en una oreja o en otra, o según criterio del veterinario

¿Quién corre con los gastos de esterilización?

Aquí entramos en un amplio debate legal. Si bien todos los Ayuntamientos de España pueden aplicar legalmente el método CER, pero cada comunidad autónoma tiene su propia interpretación.

Para que un Ayuntamiento intervenga (y cubra los gastos de esterilización) es necesario que alguna entidad animalista de cuenta de las colonias existentes y de su necesidad de esterilizar, ya que difícilmente utilizará funcionarios públicos para su captura. Lamentablemente, hay demasiadas administraciones locales que hacen caso omiso de sus funciones y responsabilidades. De hecho, no hay que olvidar que las colonias urbanas felinas tienen derechos recogidos por el Código Penal según los artículos 336, 337 y 337 bis por lo que son responsables los ayuntamientos de su bienestar.